Iniciamos el año 2020 intuyendo que sería un duro año, con muchos retos, que inevitablemente comportarán cambios sociales, políticos y económicos en nuestro planeta.

El anuncio a la OMS del brote de Covid-19 en China, el 31 de Diciembre de 2019 era un indicador de la tendencia apocalíptica,en la que estábamos ya inmers@s, a un nivel geopolítico, pero aún no lo sabíamos,.Nadie puede prever cuándo va a surgir una epidemia por causas naturales. Lo que podemos predecir através del análisis es hacia dónde pueden evolucionar los conflictos, en función de las posiciones de las partes afectadas, sin embargo, una epidemia natural no es un conflicto entre personas, sinó entre organismos o formas de vida en evolución o involución, o así debiera ser.

Las autoridades científicas identifican al Covid-19 como una mutación de la família Coronavirus, cuyos brotes alcanzaron la categoría de pandemia; el primero fué el SARS,surgido el 2002 en China, Wuandong, causó 8.000 muertes.La siguiente mutación fué en 2012, identificado como MERS, en medio Oriente, , causaba un 30% de mortalidad en las personas infectadas.

China alertó a la OMS sobre el primer brote del Covid-19 el 31 de Diciembre de 2019,reparando las protestas de la denominada comunidad internacional por falta de cooperación en la gestión de las crisis anteriores.

El brote actual surgió en Wuhan, China, el 1 de Diciembre de 2019. El segundo foco surgió en un crucero (200 infecciones), se propagó por la República Islámica de Irán, Japón, Corea del Sur y se transfirió a Europa, siendo Francia el primer país,pero Italia el más afectado , seguido de España . Actualmente su morbilidad crece por Europa y varios rincones del globo, alcanzando el estatus de Pandemia.

Todo ello ocurre en un contexto geopolítico y geoeconómico de guerra comercial entre China y Estados Unidos, además de la escalada de tensión en Oriente Medio, tras el asesinato de Suleymani, general del cuerpo de élite iraní Al-Quds, en un ataque con drones en Irak, sin olvidar la grave crisis humanitaria, que se vive a las puertas de Europa (11), con la suspensión del derecho de asilo en Grecia y Hungría, tras que Turquía cesara su ejercicio subsidiario de contención/ represión de las personas desplazadas por la guerra de Síria, las que han sido blanco de agresiones inhumanas en las fronteras de Europa. Represiones aprobadas, celebradas y reforzadas por la U.E a su vez.

La eclosión de la pandemia también ha desatado una guerra de desinformación, con bulos y teorías de la conspiración sobre la autoría o procedencia del virus, que han suscitado el escepticismo de una sociedad civil, que cada vez más tiene que dudar de las verdades oficiales, en éstos tiempos de la postverdad y del maquiavelismo más vulgar, que induce al discurso de odio y a acciones beligerantes contra las personas y estados del sur geopolítico (5,14, 10).

La declaración del estado de alarma por el virus-del italiano ·a l’arme; a las armas- en Europa ha coincidido con el despliegue de más de 20.000 soldados norteamericanos en Europa, el mayor ejercicio de la OTAN de los últimos 25 años. Ésta curiosa coincidencia ha despertado la suspicacia de much@s ciudadanos en las redes sociales y no sólo.

Las evidencias científicas nos permiten concluir, que el virus no fué creado en laboratorios (1), de haber sido así, tendríamos razones para sentirnos tristes, impotentes, agraviad@s, furibund@s víctimas del absurdo de las dinámicas económicas sobreproductoras, y generadoras de todas las asimetrías en las relaciones humanas.

La génesis natural de ésta crisis nos permite plantear la hipótesis, que quizás sea una bendita reprimenda de nuestro planeta, que es tanto un leviatán, como un sistema, con sus estrategias de defensa y su entropía.

No han sido pocos los ataques, que infringimos constantemente a ésta matriz, que sustenta todas las formas de vida, desde que vivimos para realizar aspiraciones de éxito material, en nuestro marco relacional geopolítico y económico. Es un mercado, el cual suponemos. puede crecer hasta el infinito, con la extracción en la naturaleza de los recursos,alterando su equilíbrio, para satisfacer tanto las necesidades reales de las personas de todo el globo, como las necesidades creadas, para un supuesto estándard superior de vida y civilizatorio, de las regiones situadas en los polos privilegiados de poder, y lo que entendemos por progreso.

El mercado neoliberal no es un ente vivo, sinó una proyección abstracta,una idea,como el racismo y la racialización (21), que usa a las personas y los recursos naturales para hacer su metabolismo, expandirse y dominar todas las formas de relación social y de vida, desde el poder corporativo, político y militar, hasta minimizarlas o hacerlas desaparecer.

¿Cómo iba a ser posible la vida en la Tierra si nos han creado un sistema paralelo a ella, que compite contra ella y contra toda forma de vida( Incluida la humana), que no sirve para producir y reproducir el sistema paralelo, con sus jerarquías de poder especista, racista, capacitista y sexista?

Si la pandemia surgió de forma natural, entonces lo hizo para que el Planeta se reequilibre, en caso contrario, es el sistema paralelo, al que identificamos como neoliberalismo, que está reafirmando su orden mundial, donde las supremacías de los polos de poder están en disputa desde el inicio de milenio.

Hace décadas que la humanidad, liderada por la capacidad normalizadora del norte geopolítico, vive inmersa en un ciclo de relaciones productivas y de significación, fundamentadas en los enunciados del Nuevo Orden Mundial, que no dejan de ser oximorones, sobretodo desde el desmantelamiento acelerado del ya casi extinto Estado del Bienestar.

A un nivel político y económico se formulan enunciados, con el supuesto objetivo de proteger y promover el progreso de las sociedades afectadas,pero se cobran los avances sociales conseguidos durante el siglo pasado, con durísimas luchas por el desarrollo digno de la vida en las sociedades.

Éstos enunciados contradictorios con el progreso social y de todas las formas de vida en el Planeta- como la Ley del Mercado y la liquidación de los poderes del estado (como garante de la soberanía de las naciones, de la voluntad y derechos de la ciudadanía) a favor de las leyes de mercado (13)- determinan de tal manera nuestra cosmovisión, que es una cultura o civilización en sí, una cultura de competición para el expolio de la naturaleza, de las personas y entre las personas, comprometiendo dramáticamente el desarrollo de la vida.

Durante ésta pandemia del Covid-19, la gestión de la misma ilustra la limitación que supone a nuestro imaginario actuar bajo los enunciados de la cultura neoliberal. Incluso en países de Europa, cuyos gobiernos electos tienen alguna sigla socialista en el nombre de su partido, sin ánimo de posicionarnos políticamente, ni minimizar la dificultad de la gestión de una crisis de éstas dimensiones, sinó de hacer un análisis lo más objetivo posible. Tampoco pretendemos desestimar el valor de l a competición, cuando se da con fair play y cuando toca.

Lo cierto es que no podemos dejar de observar con estupefacción e indignación, que ante una emergencia global, ya suficientemente aterradora en su fase inicial, se está priorizando,en gran medida, las relaciones de poder entre estados, para ver quién consigue el monopolio o la cuota de mercado más ámplia para la venta de los antídotos en desarrollo (2,22,).Ello implica una larga dilatación del tiempo de espera para la distribución de los antídotos, que ya estaría al alcance de quien lo necesita, si los estados no actuasen de forma aislada y compitiendo deslealmente entre sí.

Es necesario aislar a las personas para evitar o controlar la morbilidad del virus, hay que cerrar las fronteras, si hace falta, pero lo que más debe haber es apertura entre los estados para cooperar y ofrecer una salida segura de ésta pandemia, que ha puesto en situación de emergencia a 7 billones de seres humanos.

El temprano colapso de los servicios de atención médica en Italia y España, caracterizado por la falta de equipamentos, material sanitario, la precariedad laboral de l@s profesionales de la salud y la falta de personal (23), así como el abandono a su suerte de miles de personas en campos de refugiados en Europa (11), o en los centros de internamiento de extranjeros, donde hasta hace un día se mantuvieron los vuelos de deportación (12), según informó públicamente el ministerio de interior de España, las negligencias en los centros de emergencia para menosres que migraron solos (24),puso en evidencia el carácter constrictor de la epistemología neoliberal y nacionalista contra el derecho a la vida. Se hace evidente su lógica basada en la eugenesía, que permite a unos escapar del confinamiento en jets privados, mientras otr@s son dejad@s de la mano de Dios, haciéndolos blanco de expedientes de regulación de empleo irregulares, la violencia racista institucional o de la violencia económica, sublimada en la indigencia.

Entendamos de una vez, que los seres humanos no somos una idea o proyección abstracta, tampoco instrumentos para y por la producción. Somos una realidad en si, que genera nuevas realidades. Nuestro marco relacional primero es la família, la sociedad y la Tierra, que nos da sustento cuando la trabajamos, ésta tiene límites visibles desde el espacio, como límites tienen nuestros cuerpos en habilidades y aspiraciones.

La vida en la Tierra se desarrolla con mutualismo, también en la família y entre las personas, si las relacioines son saludables. Éste es nuestro orden de equilibrio natural y a el debemos regresar, a un nivel político, económico y cultural, a pesar que la historia nos ha dotado de instrumentos y teorías de producción, que han sido usados para los sistemas de acumulación de bienes, como decía Marx aproximadamente. ¿Para qué sirven éstas teorías, instrumentos y bienes acumulados, si no se pueden compartir cuando se necesitan para el desarrollo de nuestras vidas?

Los medios hablan de la comunidad internacional, el FMI, el Banco Mundial, la OMS. Éstas organizaciones y sus estados miembros no deben reproducir lógicas parasitarias,al servicio de las élites corporativas que dictan las leyes de mercado, sinó que deben ponerse al servicio de la humanidad entera para protegerla, sobretodo en situaciones de crisis.

No es lo que sucede con Venezuela, por ejemplo, a la que se niega el apoyo financiero, para la gestión de la crisis, por la antipatía que despierta su presidente en algunos polos de poder, pero se elogia a Ecuador en el mismo contexto, porque su presidente es afín al orden que promueve el FMI.

Éste es un orden que merece el calificativo de terrorista, por las agresiones sistemáticas que practica hacia toda forma de vida.

Son claros indicadores de lo patógeno de nuestro ordenamiento geoeconómico y geopolítico, la irrupción de los animlaes en las ciudades, libres del frenético traginar de transeúntes y turistas, el saneamiento del canal de Venecia (26) o el drástico descenso de emisiones contaminantes a la atmosfera (19), así como las muertes y contagios de profesionales de correos (25) y de la salud durante éste mes de crisis(27,28), todo debido a la falta de equipamentos, consecuencia de una tradición moderna de aplicar recortes a la seguridad social, con especial ensañamiento contra los servicios de salud pública.

Las personas de todo el globo merecemos respeto.El mercado no existirá sin nosotras, tampoco debe existir a costa de nosotras. Atrás deben quedar las guerras comerciales. Ya es tiempo que la distribución del antídoto al virus, y el desarrollo de otros antídotos se haga de forma simbiótica entre todos los estados, aprovechando la experiencia de los que han o estan gestionando mejor la crisis, es una emergencia, como pueden haber más, no una oportunidad de negocio, también habrán más en el futuro.

Cuando los ciclos de la concepción moderna y postmoderna del ser humano, como ente concebido por y para la producción se detiene, gingantes, molinos y cruzados, que son supremacistas antropomórficos del norte geopolítico se esconden en sus guaridas, entonces la vida animal resurge, el ser humano toma conciencia de si, y la Tierra respira.

Culminamos ésta reflexión en el Día Internacional de la Poesía y la Eliminación de la Discriminación Racial. Invitamos a nuestros lectores a reflexionar sobre todo ésto, para que ahora y siempre, recuperemos nuestro orden natural. Seamos simbiontes de nuestro Planeta y de nuestra Humanidad, para que el derecho a la vida nunca más sea desplazado del centro de nuestra atención cuando trabajamos, cuando nos relacionamos con unx desconocid@ o allegad@, cuando elegimos a nuestr@s representantes o cuando visitamos una comunidad diferente, sea cual sea su condición o especie.

Quédate en casa y sigue las indicaciones de las autoridades médicas sobre la prevención del contagio. ¡Cuidate!

Mama Negra (Canto da Esperança).

En memoria del poeta haitiano Jacques Roumain)

por Viriato da Cruz

Tu presencia, mi madre – drama vivo de una raza,

Drama de carne y hueso

¡Esa vida escribió con la pluma de los siglos!

Por tu voz

Voces procedentes de los arrozales, de los cafetales

[de las plantaciones de caucho, de algodón! …

Voces de las plantaciones de Virginia,

de los campos de Carolina,

Alabama,

Cuba,

Brasil …

Voces de las fábricas, del bangué, de tongas, de eitos,

de las pampas de las minas!

Voces del Harlem Hill District South

voces de sanzalas!

Voces de blues que gemían, surgiendo del Mississippi, haciendo eco

[de los carros!

Voces que lloran en la voz de Corrothers:

Lord God!¿What will we have done?

– ¡Voces de toda América! ¡Voces de toda África!

Voz de todas las voces, en la voz altiva de Langston

En la bella voz de Guillén …

Por tu dorso

¡Dorso Rebrillante como los soles más fuertes del mundo!

Dorso Rebrillante, fertilizando con sangre, con sudor.

[amasando las tierras más ricas del mundo!

¡Rebrillantes Dorsos (oh, el color de esos dorsos…)

Rebrillantes Dorsos “torcidas” en el tronco,

pendientes de la horca, caídos por Lynch!

Rebrillantes Dorsos (¡Ah, cómo brillan esos dorsos!)

resucitados en Zumbi, en Toussaint levantado!

Rebrillantes Dorsos …

Brillen, brillen, tocadores de jazz

rebienten, rebienten, grilletes del alma

¡Evadete, oh alma, en las alas de la música!

… del brillo del sol, del sol fecundo,

inmortal

y bello …

En tu regazo, mi madre,

Otras personas embaladas,

en la voz de la ternura arrulladora,

de tu leche alimentada,

de amabilidad y poesía,

de ritmo y gracia musical …

santos, poetas, y sabios …

Otras gentes … no tus hijos,

que estos nacen

bestias de carga, cosas varias,

son hijos de la desgracia,

la azada es tu juguete,

trabajo esclavo, forzado.

A través de tus ojos, mi madre

Veo océanos de dolor

Claridades de sol puesto, paisajes,

rocas, paisajes.

Dramas de Cam y Jafé .

Mas veo (¡Oh! ¡Si veo! …)

Mas veo también

que la luz robada a tus ojos

ahora resplandece

demoníacamente tentadora

, con la certeza …

brillantemente firme,

como la esperanza

en nosotr@s , tus hij@s,

generando, formando,anunciando….

¡EL DÍA DE LA HUMANIDAD!